VIVENCIAS PROFESIONALES

¿Te identificas con alguna?

CASOS DE ESTUDIO

EL EXCEL COMO ENEMIGO

               Un SISTEMA DE GESTIÓN (SG) es una base de datos relacional de uso compartido que tiene una lógica particular. El Excel es una hoja de cálculo potente muy útil para usos posteriores de los datos registrados con la anterior herramienta. No está pensado para el ALMACENAMIENTO, sino para el CÁLCULO.

Desde los actuales SG puedes exportar a Excel y después, con esta segunda herramienta y los datos que has registrado y parametrizado con la primera, calcular, elaborar, analizar, evaluar, graficar, etc. De este modo los datos y tu información, estarán actualizados y realmente seguros.

Normalmente nos dejamos seducir por la inmediatez y la potencia de una hoja de cálculo. En el empeño de querer trabajar con ella, nos dejamos el tiempo y el ingenio, sin garantía de funcionamiento ni de usabilidad eficiente, alejándose cada vez más de las buenas prácticas. Bloquea la evolución.

EL LÍDER AUTOSUFICIENTE COMO ENEMIGO

               Tener un buen proyecto y la confianza necesaria para llevarlo adelante, no significa que somos capaces de hacer todo solos y de la mejor manera. Combinar tu ingenio es potenciar las ideas para desarrollar productos y/o servicios innovadores, diferenciadores, competitivos … con el asesoramiento y el acompañamiento de quienes se especializan en organización, administración, planificación, costos, producción eficiente, etc. Es la manera de llegar mucho antes a conseguir los objetivos, de no pagar el alto costo del aprendizaje en base a la prueba y el error.

EL LÍDER AUTORITARIO COMO ENEMIGO

               Esta figura es común, aún hoy en día, en algunas empresas. Es un anacronismo que causa un círculo vicioso limitante e incluso autodestructivo. 

Si no confiamos en nuestros empleados, éstos no se desarrollan y no cumplen con su responsabilidad, presas de la desmotivación y del miedo a la crítica. Ésta, es una característica de  la  vieja concepción de empresa y de relación superior – subordinado. Hoy día, el principal activo es la capacidad de las personas que componen la organización y su voluntad por aprender. Sin duda, ésta debe ser correspondida por la voluntad de enseñar y confiar.

El mejor camino es asumir el riesgo y pagar el costo de cometer errores. Éste es el costo de romper aquel círculo vicioso. 

Confía, enseña y aprende también.

EL CONFLICTO FAMILIAR COMO ENEMIGO

               Es fácil formar una sociedad familiar, o con un amigo, o contratar a una amistad que lo necesita, etc. Pero las empresas se rigen en base a otros parámetros.

La naturaleza del vínculo, no tiene relación alguna con el papel de los actores en la empresa. Lo contrario, trae consecuencias que aparecen si se mantiene ese error en el tiempo.  Es decir, no es que tengamos que renunciar a crear sociedades o relaciones profesionales con parientes o amigos. Es que, una vez creadas, debemos asignar a cada uno, el rol adecuado en la organización, el  que sabe desarrollar o que tiene capacidades y aptitudes para desempeñarlo.

Asimismo, no se trata de romper la familia o perder amistades por la empresa, sino que se trata de asumir, querer comprender, que lo que favorece a la empresa es bueno para la familia y amigos. Así, los componentes de la familia y nuestros amigos, cumplirán la función asignada correctamente, motivados, en perfecta armonía y produciendo los beneficios esperados en cuanto al ambiente sociolaboral y, cómo no, desde el punto de vista del rendimiento y la productividad.

Lo anterior, es lo mismo que decir, que en la empresa familiar o con vínculos afectivos, es de vital importancia, establecer con más intensidad si cabe, que en el resto de sociedades, el maridaje entre lo personal y lo profesional.

LA BUROCRACIA COMO ENEMIGO

               Burocracia: “Conjunto de actividades y trámites que hay que seguir para resolver un asunto de carácter administrativo” … Pues entonces, cuanto más SIMPLE, mejor.

EL DESARROLLO TECNOLÓGICO COMO ENEMIGO

               Ser punteros en tecnología es necesario pero no suficiente. Las buenas prácticas completan el binomio perfecto. 

Si tienes la mejor y más actual herramienta de trabajo, está muy bien, pero si tus procesos son lentos, tienen fallas, son ineficientes y complejos, la tecnología no te sirve de nada. Por lo que es inutil pensar que ésta, puede resolver la totalidad de las necesidades o requerimientos y mucho menos, ponerla como excusa ante una objeción.

Un concepto a tener en cuenta, es que tus procesos están encadenados según una determinada secuencia de producción. La medida de la eficiencia global, que integra las eficiencias del trabajo en las distintas áreas,  tiene el techo de la de menos eficiente. La cadena de producción se romperá, si así tiene que ocurrir, por el eslabón más débil. Por ejemplo, si tienes un gran producto pero lo estás vendiendo mal ¿de qué te sirve tenerlo?

Tu cadena de producción tiene que estar formada por todos sus eslabones fuertes. La fortaleza de uno, no compensa la debilidad de otro.

El costo del error en uno de ellos, se acumula con el avance de la cadena productiva, mermando el valor final de tu producto. Ya sabes, la empresa es un sistema complejo formado por un conjunto de procesos que funcionan de modo integrado.

RENTABILIDAD + INEFICIENCIA COMO ENEMIGO

               Es el caso de las empresas que tienen buena rentabilidad porque el mercado se lo permite. Se trata de empresas cuyo producto tiene alguna especificidad o particularidad por naturaleza, y no requiere de potentes departamentos comerciales o grandes estrategias de marketing, ni alta competitividad en los procesos. El producto se vende casi solo. Esta zona de confort en la que viven las áreas que integran estas organizaciones, desencadena ineficiencia a nivel de procesos. 

Pero esta situación no se puede mantener en el tiempo, porque en el momento que aparece un competidor, puede dejar a la empresa fuera del mercado de un día para otro, sin haber planificado una respuesta a este tipo de presión exterior. Conviven pues, durante el tiempo de falso confort, con niveles altos de ineficiencia porque el resultado general sigue siendo aceptable.

Se trata de un error muy común que como se ha mencionado, es aprovechado oportunamente por competidores que hayan sabido tener un desarrollo más armónico y eficiente. Las empresas que se quedan atrás, son las que renunciaron en su día a la excelencia, y como consecuencia, el fracaso.

Es pan para hoy y hambre para mañana.

Suscríbete. Si quieres saber más, pide información. Si estás apurado, pide cita.